martes, 18 de junio de 2019

ESTALACTITAS Y ESTALAGMITAS

Sobre nuestro carácter.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
ESTALACTITAS Y ESTALAGMITAS

PROVERBIOS 23:7 “Porque cual es su pensamiento en su corazón,
tal es él.”

58 km al noroeste de la ciudad de Rioja (Perú) se encuentra una de las grandes maravillas de DIOS la CUEVA EL DIAMANTE ubicada dentro del Bosque de Protección del Alto Mayo. La cueva contiene estalactitas y estalagmitas de figuras caprichosas que se han formado a través de los siglos con pequeñas gotas de agua, silenciosas, en la oscuridad, que han construido un monumento de extraordinaria belleza de diferentes metros de altura.
Gota tras gota, depositando partículas, figuras que comienzan a crecer y al final se forman enormes columnas. Así, se crean las esculturas dentro de las cavernas.
Un proceso similar ocurre dentro de cada uno de nosotros. Cuando un pensamiento llega a nuestra mente, deja sedimento que entra a lo más profundo de nuestra alma, formando nuestras propias columnas... columnas de carácter.
Si permitimos que los pensamientos inmorales, egoístas y violentos llenen nuestra mente, formamos columnas de mal y fracaso. Si llenamos nuestra mente con la verdad y el amor, formamos columnas fuertes y bellas dentro de nuestra alma.
En Proverbios 23:7, el rey Salomón dijo: ”Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”. Salomón entendía que las cosas en que pensamos determinan la persona que llegamos a ser. Cuando buscamos a DIOS, comenzamos a reflejar SU carácter en nuestra vida.
¿Qué formaron las columnas de carácter en tu vida? ¿Te asemejas en algo a tu PADRE CELESTIAL?
Tú puedes llegar a ser la persona que DIOS diseñó al renovar cada día tu mente con la Palabra de DIOS. Al igual que en la cueva El Diamante se crearon esas formaciones rocosas a través del tiempo, ocultas de la vista, así se forja nuestro verdadero carácter.
En Filipenses 4:8, Pablo dice:
“Por último, hermanos, piensen en todo lo verdadero,
en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama.
Piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza.”  ¡Que esto se haga realidad en nosotros!
OREMOS: SEÑOR, ayúdame a forjar mi carácter de acuerdo a TU voluntad. Ayúdame a conocerte y a comprenderte para que mis pensamientos sean como TUS pensamientos. Permíteme SEÑOR que diariamente te busque y lea TU Palabra, que ésta forme parte de mi vida y que la pueda poner en práctica. Gracias SEÑOR.
Por CRISTO JESÚS, amén.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:


domingo, 16 de junio de 2019

DIOS NUNCA SE EQUIVOCA

Con la plena seguridad de que DIOS nunca se equivoca
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
DIOS NUNCA SE EQUIVOCA

2ª SAMUEL 22:31 “El camino de DIOS es perfecto y su palabra es digna de confianza. DIOS protege a todos los que en el confían”.

Un rey que no creía en la bondad de DIOS, tenía un siervo que en todas las situaciones le decía: -“Mi rey, no se desanime porque todo lo que DIOS hace es perfecto, ¡ÉL nunca se equivoca!”
Un día, ellos salieron para cazar y una fiera atacó al rey. Su siervo consiguió matar al animal, más no pudo evitar que el rey perdiese un dedo de la mano. Furioso y sin mostrar gratitud por haber sido salvado de la fiera, el rey dijo: -"¿DIOS es bueno?  ¡Si el fuese bueno yo no hubiese sido atacado y perdido mi dedo!”-
El siervo respondió: -"Mi rey, a pesar de todas esas cosas, sólo puedo decirle que DIOS es bueno: y el sabe el por qué de todas las cosas. Lo que DIOS hace es perfecto. ÉL nunca se equivoca.”- Indignado con la respuesta, el rey mandó a apresar a su siervo y lo encerraron en un calabozo.
Tiempos después, el rey salió para otra cacería y fue capturado por salvajes que hacían sacrificios humanos. En el altar, listos para sacrificar al rey, los salvajes se dieron cuenta que la víctima no tenía uno de los dedos y lo soltaron. El rey no era perfecto para ser ofrecido a los dioses.
Al volver al palacio, mandó a soltar a su siervo y lo recibió muy afectuosamente. -"Mi siervo, te cuento que DIOS fue realmente bueno conmigo. Escapé de ser sacrificado por los salvajes, ¡justamente por no tener un dedo! Mas tengo una duda: ¿Si DIOS es tan bueno, por qué permitió que tú, que tanto lo defiendes, fueses preso?”-
-"Mi rey. Si yo hubiese ido con usted en esa cacería, habría sido sacrificado en su lugar, pues no me falta ningún dedo. Por eso recuerde: ¡Todo lo que DIOS hace es perfecto!. ¡ÉL NUNCA SE EQUIVOCA!”-.
Muchas veces nos quejamos de la vida y de las cosas aparentemente malas que nos pasan, olvidándonos que nada es por casualidad y que todo tiene un propósito.
Todas las mañanas, ofrece tu día a DIOS. Pídele que inspire tus pensamientos. Pide a DIOS que guíe tus pasos y actos, que apacigüe tus sentimientos, y nada temas, ¡¡¡pues DIOS nunca se equivoca!!!
Con la plena seguridad de que DIOS nunca se equivoca, todos los días acércate a ÉL en tu devocional diario (lectura de la palabra y tu conversación con el SEÑOR) y pídele SU bendición, protección y ayuda no sólo para ti sino para todos los que te rodean.
OREMOS: Gracias mi DIOS porque TÚ has prometido que a todos los que te aman y en TÍ confían, nada malo les puede pasar. Ayúdame a conocerte, a comprenderte mejor y a agradarte en todos mis actos. Gracias DIOS por las muestras de TU amor.
Por CRISTO JESÚS, amén.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:

sábado, 15 de junio de 2019

UN BUEN SAMARITANO

¿A quién me llama DIOS a cuidar hoy?
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio 
Meditación Diaria
UN BUEN SAMARITANO
El Aposento Alto
**Leer Lucas 10:25-37 (RVC)

LUCAS 10:27 “El intérprete de la ley respondió:
—Amarás al Señor tu DIOS con todo tu corazón, con toda tu alma, 
con todas tus fuerzas y con toda tu mente; 
y a tu prójimo como a ti mismo. —” (RVR)

Cuando era niña disfrutaba pasar el tiempo con mi padre en su taller de costura. Mientras trabajaba, él me relataba historias de su niñez. Tuvo una infancia feliz en Armenia hasta que estalló la guerra en 1915. Debió huir de su casa y moverse continuamente, caminando de día y ocultándose entre los árboles por la noche.
Un día, de camino, vio a un grupo de muchachos que iban hacia él con la intención de agredirlo porque era armenio y cristiano. Mi padre se tiró a una zanja, alzó los brazos y clamó: «¡Sálvame, Señor!». En la desesperación, hizo señas a un auto que pasaba. El conductor se detuvo, lo hizo entrar en el vehículo y le preguntó: «¿Hacia dónde te diriges?». Mi padre le respondió tartamudeando: «A ningún lado».
El hombre lo llevó a una posada y le dio ropa limpia. Mi padre tomó un baño, comió una buena comida y esa noche durmió en la posada. Al día siguiente fue a agradecer al hombre, pero se había ido. Había pagado por la noche de alojamiento y dejado algo de dinero para él. ¿Quién era este hombre? Mi padre jamás lo supo.
Este extraño practicó la parábola del buen samaritano. Cuidó de mi padre. Todos podemos aprender de la bondad que mostró y recordar que también tenemos la capacidad de mostrar amor 
y misericordia a los demás.
OREMOS: DIOS MISERICORDIOSO, gracias por cuidarnos de maneras inesperadas y mediante las personas que envías. 
En el amor de CRISTO, amén.
Sra. Rebeca Boyadjian (Montevideo, Uruguay)
**Leer Lucas 10:25-37 (RVC)

EL BUEN SAMARITANO

En ese momento, un intérprete de la ley se levantó y, para poner a prueba a JESÚS, dijo: «Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?» JESÚS le dijo: «¿Qué es lo que está escrito en la ley? ¿Qué lees allí?» El intérprete de la ley respondió: «Amarás al Señor tu DIOS con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo.» JESÚS le dijo: «Has contestado correctamente. Haz esto, y vivirás.»
Pero aquél, queriendo justificarse a sí mismo, le preguntó a JESÚS: «¿Y quién es mi prójimo?» JESÚS le respondió: «Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de unos ladrones, que le robaron todo lo que tenía y lo hirieron, dejándolo casi muerto. Por el camino descendía un sacerdote, y aunque lo vio, siguió de largo. Cerca de aquel lugar pasó también un levita, y aunque lo vio, siguió de largo. Pero un samaritano, que iba de camino, se acercó al hombre y, al verlo, se compadeció de él y le curó las heridas con aceite y vino, y se las vendó; luego lo puso sobre su cabalgadura y lo llevó a una posada, y cuidó de él. Al otro día, antes de partir, sacó dos monedas, se las dio al dueño de la posada, y le dijo: “Cuídalo. Cuando yo regrese, te pagaré todo lo que hayas gastado de más.” De estos tres, ¿cuál crees que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones?» Aquél respondió: «El que tuvo compasión de él.» Entonces JESÚS le dijo: «Pues ve y haz tú lo mismo.»
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:


viernes, 14 de junio de 2019

LA HONESTIDAD

Un día exitoso… de ti depende
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
LA HONESTIDAD
**Lectura Bíblica

1ª TIMOTEO 2:2 “Vivamos quieta y reposadamente
en toda piedad y honestidad”.

Se cuenta que en un Reino lejano, un Príncipe de la región Norte del país estaba por ser coronado Rey, pero de acuerdo con la ley él debía casarse. Sabiendo esto, él decidió hacer una competencia entre las muchachas de la corte para ver quién sería digna de su propuesta. Al día siguiente, el príncipe anunció que recibiría, en una celebración especial, a todas las pretendientes y lanzaría un desafío.
Una anciana que servía en el palacio hacía muchos años, al escuchar los comentarios sobre los preparativos, sintió una leve tristeza porque sabía que su joven nieta tenía un sentimiento profundo de amor por el príncipe, pero pensaba que su nieta no estaría a la altura del desafío. Al llegar a la casa y contar los hechos a la joven, se asombró al saber que quería ir a la celebración.
Sin poder creerlo le preguntó: -“¿Hija mía, qué vas a hacer allá? Todas las muchachas más bellas y ricas de la corte estarán allí. Sácate esa idea insensata de la cabeza  Sé que debes estar sufriendo, pero no hagas que el sufrimiento se vuelva locura”-.
Y la nieta respondió: -“No, querida abuelita, no estoy sufriendo y tampoco estoy loca. Todo parece indicar que jamás seré escogida, pero es mi oportunidad de estar, por lo menos por algunos momentos, cerca de mi amado príncipe. Eso me hará feliz”-.
Por la noche la joven llegó al palacio. Allí estaban todas las muchachas más bellas, con las más bellas ropas y joyas, y con las más determinadas intenciones. Entonces, finalmente, el Príncipe anunció el desafío: -“Daré a cada una de ustedes una semilla, aquella que me traiga la flor más bella dentro de seis meses, será escogida como mi esposa y futura reina”-.
La propuesta del Príncipe seguía las tradiciones de aquel pueblo, que valoraba mucho la especialidad de cultivar algo, además de las costumbres, amistades, relaciones, etc. El tiempo pasó y la dulce joven, no tenía mucha habilidad en las artes de la jardinería, pero cuidaba con mucha paciencia y ternura de su semilla. Élla sabía que si la belleza de la flor surgía como su amor, no tendría que preocuparse con el resultado.
Pasaron tres meses y nada brotó. La joven intentó todos los métodos que conocía pero nada había nacido. Día tras día veía más lejos su sueño, pero su amor era más profundo. Por fin, pasaron los seis meses y nada había brotado.
Consciente de su esfuerzo y dedicación la muchacha le comunicó a su abuelita que, sin importar las circunstancias, élla regresaría al palacio en la fecha y hora acordadas, sólo para estar una vez más cerca del Príncipe. En la hora señalada estaba allí, con su vaso vacío. Todas las otras pretendientes tenían una flor, cada una más bella que la otra, de las más variadas formas, tamaños y colores.
Ella estaba admirada; nunca había visto una escena tan bella. Finalmente, llegó el momento esperado y el príncipe observó a cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. Después de desfilar todas, una a una, anunció su resultado. Aquella bella joven con su vaso vacío sería su futura esposa.
Todos los presentes tuvieron las más inesperadas reacciones. Nadie entendía por qué el Príncipe había escogido justamente a aquella que no había cultivado nada.
Entonces, con calma el Príncipe explicó: -“Ésta señorita fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en mi esposa y reina: la flor de la honestidad. Todas las semillas que entregué eran estériles.”-.
Maravilloso relato, ¿no? En tiempos donde lo importante parece ser los resultados, los logros, el éxito, lo visible, cultivar el valor de la honestidad parece un valor perdido, el cual casi hemos olvidado. Somos capaces de inventar los más variados argumentos para excusarnos, para no decir “me equivoqué”, para “ser humildes y reconocer que otros tienen la razón”, o para decir “no sé acerca de esto”.
Opinamos sobre todo, juzgamos a todos. La “viveza”, hoy en día comparada con la habilidad, se ha convertido en un nuevo valor, encubriendo la mentira, el engaño, la falta de honestidad para con nosotros mismos y los demás. La verdad, la sinceridad, la humildad… no son virtudes que aparezcan en las tiras cómicas para niños, ni en las publicidades para adultos. Nuestra sociedad ha confundido el significado de la palabra ÉXITO.
Procuremos que todo sea honesto, ante DIOS y los hombres (2ª Corintios 8:21), pongamos nuestro corazón sólo en lo que es verdadero, noble, justo y limpio (Filipenses 4:8), construyamos un ambiente de honestidad, no en busca de ganancias materiales, sino buscando el Reino de DIOS que es verdad, amor y justicia en todas nuestras relaciones y actitudes (Mateo 6:33). 
Si he terminado mi día siendo leal a mí mismo, sin traicionar mis creencias, mis sentimientos y principalmente apegándome en obediencia a los principios expuestos por DIOS en Su Palabra... ese día ha sido uno de éxito. Hoy puedes hacer de éste, un día exitoso…
De ti depende.
OREMOS: Mi DIOS. Ayúdame en este día para que en todos mis actos sea honesto y leal, justo y limpio, fiel a TUS principios y agradándote permanentemente.  Gracias SEÑOR. Que todo lo que haga
sea para TU gloria. Por CRISTO JESÚS, amén.
**Lectura Bíblica
2ª Corintios 8:21 “procurando hacer las cosas honradamente, no solo delante del SEÑOR sino también delante de los hombres”
Filipenses 4:8  “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”
Mateo 6:33  “Buscad primeramente el reino de DIOS y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:

jueves, 13 de junio de 2019

¿QUIÉN VIVE EN MÍ?


Vivamos conforme a la voluntad de nuestro Creador.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
¿QUIÉN VIVE EN MÍ?

GALATAS 2:20 “y ya no soy yo quien vive, sino que es CRISTO quien vive en mí. Y la vida que ahora vivo en el cuerpo, la vivo por mi fe en el Hijo de DIOS, que me amó y se entregó a la muerte por mí.”

Eran once hombres, finos, educados, graduados de reconocidas universidades. Había un actor francés, un astrónomo polaco, un matemático alemán, un historiador ruso, un pianista austriaco, un financista norteamericano, un político japonés, un cocinero griego, un geólogo árabe, un general chino y un pintor español.
Estos once hombres vivían todos en la misma casa, es decir, habitaban dentro de una sola persona. Se trataba de un inglés, Conrad Furst, con el caso de personalidades múltiples más notable de los últimos tiempos. Por momentos Conrad era el actor francés, o podía ser el astrónomo polaco o el financista norteamericano. Una u otra de estas once personalidades, sin anuncio y sin permiso, se apoderaba de él, y la identificación era tan fuerte que ni Conrad mismo podía desligarse de quien lo poseía.
Los casos de múltiple personalidad no son extraños. Casi siempre se trata de dos, o a lo sumo tres, metidas dentro de una sola persona. Conrad Furst llevaba once dentro de sí.
¿A qué se deben estos casos de personalidades múltiples? Los psiquiatras no se ponen de acuerdo al respecto. Pero estas manifestaciones existen, y traen sus problemas. Si bajo la influencia de una de estas personalidades, por ejemplo, se comete un delito, por no ser la persona misma, los jueces no saben cómo aplicar la ley. Es un fenómeno que deja perplejos a todos.
Si bien a pocos nos toca lidiar con casos como ésos, casi todos enfrentamos a diario otros tipos de invasión de la personalidad humana. Por ejemplo, el odio, los celos, la envidia, la rabia, el desprecio y el rencor pueden cambiar por completo la personalidad de un individuo. Los amigos dejan de entenderse; los familiares se vuelven enemigos; los matrimonios se disuelven, etc., etc.
Y somos nosotros los que les damos entrada a estos sentimientos negativos en nuestras vidas. Estos son desvíos que nosotros mismos nos permitimos, pero son totalmente contrarios a la intención divina para el ser humano.
Hay Alguien que sí desea habitar en nosotros: DIOS. Cuando el que vive en nosotros es CRISTO, en lugar de temor hay fe, en lugar de sospecha hay confianza, en lugar de rencor hay amor, y en lugar de odio hay perdón.
No llevemos una vida chocante. Vivamos conforme a la voluntad de nuestro Creador. Vivamos seguros en armonía y en paz, que serán nuestras si vivimos en el amor de DIOS y DIOS ES AMOR.
OREMOS: SEÑOR, reconozco que yo sólo no puedo lograr esa vida de paz y de armonía que anhelo, pero ahora se que con TU ayuda, con el ESPÍRITU SANTO guiándome, lo puedo lograr. Ayúdame a entender cada día cuando me levanto que TÚ estás a mi lado, no sólo para acompañarme en mi nuevo camino, sino para darme la fuerza que necesito para recorrerlo. Te alabo, te bendigo y te doy gracias SEÑOR. En el Nombre de JESÚS, amén.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección: