martes, 29 de noviembre de 2022

¿SIENTES QUE HAS LLEGADO AL FONDO?

 

¡Confía en el SEÑOR!
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria

¿SIENTES QUE HAS LLEGADO AL FONDO? 

SALMO 40:1-4 “Puse mi esperanza en el Señor, él se inclinó para escuchar mis gritos; me salvó de la fosa mortal, me libró de hundirme en el pantano. Afirmó mis pies sobre una roca; dio firmeza a mis pisadas. Hizo brotar de mis labios un nuevo canto, un canto de alabanza a nuestro DIOS. Muchos, al ver esto, se sintieron conmovidos y pusieron su confianza en el Señor.” 

El salmista describe una situación en su vida que parece ser muy desesperada. La compara con un pozo que contiene pantano del cual no podía salir por sí mismo. Entonces clamó al SEÑOR y esperó pacientemente.

No es fácil esperar y mucho menos esperar pacientemente cuando estamos en medio de una situación en la que no podemos ver esperanza alguna, en la que nos parece que nos estamos hundiendo más y más a medida que pasa el tiempo. Pero cuando lo hacemos, cuando nuestra fe nos permite estar tranquilos y depositar nuestra angustia en las manos del SEÑOR, siempre vamos a sentir que ÉL se inclina a nosotros y oye nuestro clamor.

El rey David, autor de este salmo, dice que DIOS puso sus pies sobre una roca, en tierra firme, y dio firmeza a sus pies (lo encauzó en el camino correcto). ¡Qué cambio tan extraordinario en la vida del salmista! De la oscuridad a la luz. Del pantano a la roca firme. De la desesperación a la esperanza.

Este es siempre el resultado en la vida de quienes confían y esperan en DIOS. Y finalmente el mismo DIOS hizo brotar de sus labios cántico y alabanza. Gozo y paz en su corazón. Y todos los que conozcan este testimonio, temerán y confiarán en el SEÑOR.

De la situación más terrible y aparentemente carente de toda esperanza a la victoria total y absoluta. Tenemos un DIOS Todopoderoso que entiende nuestras necesidades, que se compadece de nuestras miserias, que perdona el que no le hayamos escuchado antes de caer en el pozo, que oye nuestro clamor y que además se lanza dentro del pozo para consolarnos y ayudarnos a salir de nuestra tribulación. ¡A ÉL sea toda la gloria y la honra!

¿Sientes que en estos momentos estás en un pozo oscuro y profundo? ¿Te parece que cada vez te hundes más en el fango?

No hagas caso a tus emociones ni al temor que el enemigo quiere infundir en ti. Aparta de tu mente todo pensamiento negativo y concéntrate en clamar a DIOS. Confía plenamente y espera en el SEÑOR. ÉL va a resolver tu problema, y pondrá gozo en tu corazón y cántico de alabanza en tu boca. Sólo tienes que confiar y esperar pacientemente.

OREMOS: PADRE Santo, gracias por estos testimonios de Tu amor y Tu poder. Ahora sé que puedo confiar plenamente en que Tú me vas a sacar de esta situación. Por fe declaro que Tú vas a cambiar mi lamento en baile, y mi pesar en victoria. En el nombre de JESÚS, amén.

Visita nuestra página web en la siguiente dirección:   http://www.meditaciondiaria.org/

 

 


lunes, 28 de noviembre de 2022

¿TEMES A LA MUERTE?

 

¡EL SEÑOR RESUCITÓ!

Comparte esta meditación.

Bendiciones,

Enio

Meditación Diaria

¿TEMES A LA MUERTE?

 

CORINTIOS 15:53-57

“Porque es menester que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y esto mortal sea vestido de inmortalidad. Y cuando esto corruptible fuere vestido de incorrupción, y esto mortal fuere vestido de inmortalidad, entonces se efectuará la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte con victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? Ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y la potencia del pecado, la ley. Mas a DIOS gracias, que nos da la victoria por el Señor nuestro Jesucristo.” (RV95)

“Pues nuestra naturaleza corruptible se revestirá de lo incorruptible, y nuestro cuerpo mortal se revestirá de inmortalidad. Y cuando nuestra naturaleza corruptible se haya revestido de lo incorruptible, y cuando nuestro cuerpo mortal se haya revestido de inmortalidad, se cumplirá lo que dice la Escritura: «La muerte ha sido devorada por la victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?» El aguijón de la muerte es el pecado, y el pecado ejerce su poder por la ley. ¡Pero gracias a DIOS, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!" (DHH)

 

En su primera carta a los corintios, el apóstol Pablo les habla de un tema que siempre ha resultado muy difícil de entender y sobretodo de aceptar: lo inevitable que es la muerte. “Es menester…”, dice este pasaje. Todos, absolutamente todos, sin excepción, algún día llegaremos al final de nuestras vidas en este mundo. Sin embargo a pesar de lo normal e inevitable, es motivo de preocupación para muchos.

Y a veces la preocupación por la muerte es tan grande que hay personas que viven sufriendo y llenas de temor, preguntándose: “¿Hay vida después de la muerte?” “¿Qué hay más allá de la muerte?” Según el diccionario, “muerte” es “la extinción de la vida”. Esta definición implica que al producirse la muerte se acaba la vida. Pero, ¿es ésto totalmente cierto? ¿Queda el hombre reducido al polvo y ahí termina todo? ¿O hay algo más a pesar de que nuestro cuerpo esté inerte y en descomposición?

La intención de Pablo era traer esperanza a aquellos creyentes que temían a la muerte, simplemente mostrándoles que después de la muerte les espera la victoria. Esta esperanza es la única fuente de verdadero y profundo consuelo en medio de la aflicción por la muerte de un ser querido.

¡Cuántas veces hemos visto el testimonio de alguien que, encontrándose en esta situación, muestra una paz asombrosa! ¿Cómo se explica esto? Sólo existe una explicación: ésta es la paz que proviene de la absoluta certeza de que ese ser querido que en vida creyó en CRISTO está ahora disfrutando de una vida mucho mejor junto al SEÑOR, y la esperanza de que algún día estarán juntos de nuevo, y entonces será para siempre.

Presintiendo que su final se acercaba, el apóstol Pablo escribió a su hijo espiritual Timoteo asegurándole que él se había mantenido firme en la fe durante su vida y por eso “me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.” (2a Timoteo 4:6-8). Esta seguridad en la victoria podemos tenerla todos los que hemos aceptado a JESUCRISTO como Salvador. Las palabras de JESÚS a Martha, la hermana de Lázaro, hoy llegan hasta nosotros con el mismo poder con que el SEÑOR las pronunció: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.” (Juan 11:25). Por eso Pablo pudo declarar: "Para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia." (Filipenses 1:21).

Si tú has aceptado a JESUCRISTO como tu Salvador, puedes tener la absoluta seguridad de que ya tienes tu entrada al cielo para el día que partas de este mundo. Si aún no lo has hecho, y de corazón crees que JESÚS es el Hijo de DIOS, que murió en la cruz por tus pecados y que DIOS lo resucitó de los muertos, lo único que tienes que hacer es confesarlo con tus labios, pidiendo al SEÑOR que entre en tu corazón. De esta manera recibirás el regalo de la vida eterna. Eso dice la Biblia en Romanos 10:9-10 "Si con tu boca reconoces a Jesús como Señor, y con tu corazón crees que Dios lo resucitó, alcanzarás la salvación. Pues con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se reconoce a Jesucristo para alcanzar la salvación."

OREMOS: PADRE Santo, gracias por la victoria de JESÚS en la cruz. Ayúdame a vivir confiando plenamente en que esa victoria es mía y que cuando parta de este mundo la disfrutaré plenamente junto a Tí por la eternidad. En el nombre amor de CRISTO JESÚS oramos, amén.

Visita nuestra página web en la siguiente dirección: http://www.meditaciondiaria.org/

 

 

domingo, 27 de noviembre de 2022

EL MILAGRO DE LA CANCIÓN

El gran amor de DIOS.

Comparte esta meditación.

Bendiciones,

Enio

Meditación Diaria

EL MILAGRO DE LA CANCIÓN

 

JEREMÍAS 31:3 "Con amor eterno te he amado, por tanto, te prolongué misericordia."

 

Karen, como cualquier buena mamá, cuando supo que estaba esperando un bebe, hizo lo que pudo para ayudar a su hijo Michael de tres años a prepararse para una nueva etapa en su vida.

Supieron que el nuevo bebe iba a ser una niña, y día y noche, Michael le cantaba a su hermanita en el vientre de su madre. El estaba encariñándose con su hermanita aún antes de conocerla. El embarazo de Karen progresó normalmente. A tiempo empezó su labor de parto, pero una complicación se presentó de repente y Karen tuvo horas de labor de parto. Finalmente, después de muchas horas de lucha, la hermanita de Michael nació, pero en muy malas condiciones. La llevaron inmediatamente en una ambulancia a la Unidad de Cuidados Intensivos, sección neonatal del Hospital St. Mary, en Knoxville, Tennessee.

Los días pasaron y la niña empeoraba. Finalmente, los pediatras tuvieron que decirle a los padres las terribles palabras: “Hay muy pocas esperanzas, prepárense para lo peor”.

Karen y su esposo contactaron al cementerio local para apartar un lugar para su hijita. Ellos habían creado un cuarto nuevo para su hija y ahora se encontraban haciendo arreglos para un funeral. Sin embargo, Michael, les rogaba a sus padres que le dejaran ver a su hermanita -“Quiero cantarle”,- decía una y otra vez. Estuvieron dos semanas en Terapia Intensiva y parecía que el funeral vendría antes de que acabara la semana.

Michael siguió insistiendo que quería cantarle a su hermanita, pero le explicaban que no se permitía la entrada de niños a Terapia Intensiva.

De pronto Karen se decidió, llevaría a Michael a ver a su hermanita, la dejaran o no. Si no veía a su hermanita en ese momento, tal vez no la vería viva nunca.

Ella le puso un overol inmenso y lo llevo a Terapia Intensiva, Michael parecía una enorme canasta de ropa sucia. Pero la jefa de enfermeras se dio cuenta de que era un niño y se enfureció. -“¡Saquen a ese niño de aquí ahora mismo! ¡No se admiten niños aquí!”

El carácter fuerte de Karen afloró y, olvidándose de sus lindos modales de dama, que siempre la habían caracterizado, miró con ojos de acero la enfermera, sus labios eran una sola línea y con firmeza dijo: -“El no se va hasta que le cante a su hermanita”-, levantó a Michael y lo llevó a la cama de su hermanita.

El miró a la pequeñita, perdiendo la batalla por conservar la vida. Después de un momento empezó a cantar con la voz que le salía del corazón de un niño de tres años. Michael le cantó: -”Eres mi luz del sol, mi única luz, tú me haces feliz cuando el cielo es gris… -” (conocida canción en idioma Inglés ”You are my sunshine”).

Instantáneamente, la bebe pareció responder al estímulo de la voz de Michael, su pulso se empezó a volver normal. -“Sigue cantando, Michael”-, le pedía desesperadamente su mamá con lágrimas en los ojos. Y el niño seguía: -“Tu no sabrás nunca, querida, cuanto te amo, por favor no te lleves mi luz del sol…-”. Al tiempo que Michael cantaba a su hermana, la bebe se movía y su respiración se volvía tan suave como la de un gatito cuando lo acarician.

-“Sigue cantando cariño”-, le decía su mamá y el continuaba haciéndolo como cuando todavía su hermanita estaba en el vientre de su madre. “La otra noche, querida, cuando dormía, soñé que te abrazaba en mis brazos… -”, seguía cantando el niño; la hermanita de Michael empezó a relajarse y a dormir con un sueño reparador que parecía que la mejoraba por segundos. -“Sigue cantando Michael” -, ahora era la voz de la enfermera gruñona que con lágrimas en los ojos no dejaba de pedirle al niño que continuara. -“Tú eres mi luz del sol, mi única luz del sol, por favor no te lleves mi sol…-.”

Al día siguiente, el mismísimo día siguiente, la niña estaba en perfectas condiciones para irse a casa.

La revista “Woman’s Day” lo llamó “EL MILAGRO DE LA CANCIÓN DEL HERMANO”. Los doctores le llamaron simplemente un milagro. Karen le llamó “EL MILAGRO DEL AMOR DE DIOS”.

La vida es demasiado buena como para desperdiciarla. Confía en que DIOS sabe que estás exactamente donde debes estar.

OREMOS: Amado PADRE Celestial. Gracias por el nuevo día que me das. Gracias por las bendiciones recibidas. Gracias por el amor y cariño de mis seres queridos. SEÑOR, gracias por las pruebas y muestras de Tu amor. En el nombre y amor de CRISTO JESÚS oramos, amén.

Visita nuestra página web en la siguiente dirección: http://www.meditaciondiaria.org/

 

 


sábado, 26 de noviembre de 2022

PERDIDO Y HALLADO


Tú eres de gran valor.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria

PERDIDO Y HALLADO

Nuestro Pan Diario

**Leer Lucas 15:4-24 

LUCAS 15:24 "Este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado." 

Un artículo en un periódico describía los esfuerzos de hombres de mediana edad que estaban tratando de encontrar su automóvil favorito, que una vez poseyeron y amaron, pero que habían perdido. Buscaban en anuncios para automóviles en Internet, llamaban a depósitos de chatarra e incluso contrataban a especialistas que cobran US$ 400 por hora para ayudarlos a buscar un automóvil que una vez simbolizó la juventud de estos hombres. Ellos, de hecho, quieren el vehículo que una vez poseyeron, no otro que simplemente se le parezca. Algunos dirían que estos esfuerzos son frívolos, un desperdicio de tiempo y dinero. Pero el valor de un automóvil, al igual que muchas cosas, depende de quién lo mire.

En Lucas 15, personas despreciadas por su sociedad vinieron a escuchar a JESÚS. Pero algunos líderes religiosos se quejaron: «Este a los pecadores recibe, y con ellos come» (v. 2). A fin de declarar cuán valiosos son estos «pecadores» para DIOS, JESÚS contó tres historias acerca: de la oveja perdida (vv. 4-7), la moneda perdida (vv. 8-10) y el hijo perdido (vv. 11-32). Cada parábola registra la angustia de perder, el esfuerzo de buscar y el gozo de encontrar algo de gran valor. En cada historia vemos un cuadro de DIOS, el PADRE amoroso, que se regocija por cada alma perdida que se salva.

Aún cuando te sientas lejos de DIOS hoy, tú eres de gran valor para ÉL. ÉL te está buscando. DCM

OREMOS: Gracias PADRE Celestial por el día que me das. Gracias por las bendiciones recibidas y gracias porque Tú siempre estás a mi lado. En el nombre y amor de CRISTO JESÚS oramos, amén.

**Leer Lucas 15:4-24

4«Supongamos que uno de ustedes tiene cien ovejas y pierde una de ellas. ¿No deja las noventa y nueve en el campo, y va en busca de la oveja perdida hasta encontrarla? 5Y cuando la encuentra, lleno de alegría la carga en los hombros 6y vuelve a la casa. Al llegar, reúne a sus amigos y vecinos, y les dice: "Alégrense conmigo; ya encontré la oveja que se me había perdido." 7Les digo que así es también en el cielo: habrá más alegría por un solo pecador que se *arrepienta, que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse.

8»O supongamos que una mujer tiene diez monedas de plata y pierde una. ¿No enciende una lámpara, barre la casa y busca con cuidado hasta encontrarla? 9Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, y les dice: "Alégrense conmigo; ya encontré la moneda que se me había perdido." 10Les digo que así mismo se alegra DIOS con sus ángeles por un pecador que se arrepiente.  

11 Un hombre tenía dos hijos —continuó Jesús—.12El menor de ellos le dijo a su padre: "Papá, dame lo que me toca de la herencia." Así que el padre repartió sus bienes entre los dos. 13Poco después el hijo menor juntó todo lo que tenía y se fue a un país lejano; allí vivió desenfrenadamente y derrochó su herencia. 14»Cuando ya lo había gastado todo, sobrevino una gran escasez en la región, y él comenzó a pasar necesidad. 15Así que fue y consiguió empleo con un ciudadano de aquel país, quien lo mandó a sus campos a cuidar cerdos. 16Tanta hambre tenía que hubiera querido llenarse el estómago con la comida que daban a los cerdos, pero aun así nadie le daba nada. 17Por fin recapacitó y se dijo: "¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen comida de sobra, y yo aquí me muero de hambre! 18Tengo que volver a mi padre y decirle: Papá, he pecado contra el cielo y contra ti.19Ya no merezco que se me llame tu hijo; trátame como si fuera uno de tus jornaleros." 20Así que emprendió el viaje y se fue a su padre.» Todavía estaba lejos cuando su padre lo vio y se compadeció de él; salió corriendo a su encuentro, lo abrazó y lo besó. 21El joven le dijo: "Papá, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no merezco que se me llame tu hijo." 22Pero el padre ordenó a sus *siervos: "¡Pronto! Traigan la mejor ropa para vestirlo. Pónganle también un anillo en el dedo y sandalias en los pies. 23Traigan el ternero más gordo y mátenlo para celebrar un banquete 24Porque este hijo mío estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida; se había perdido, pero ya lo hemos encontrado."Así que empezaron a hacer fiesta.

Visita nuestra página web en la siguiente dirección: http://www.meditaciondiaria.org/

 

 

viernes, 25 de noviembre de 2022

EL CORDERO DE DIOS

 

El primer lugar en nuestros corazones.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria

EL CORDERO DE DIOS 

2a CORINTIOS 5:21 “Al que no cometió ningún pecado, por nosotros DIOS lo hizo pecado, para que en El nosotros fuéramos hechos justicia de DIOS.’’ 

JESÚS es llamado por varios nombres: MESÍAS, SEÑOR, CRISTO, RABÍ, MAESTRO, pero el menos familiar para el mundo de hoy es el de CORDERO de DIOS. Puesto que la mayoría de nosotros no tenemos antecedentes judíos, nuestra comprensión de este título es limitada. Pero los israelitas de aquel tiempo entendían el significado de este nombre. Los corderos eran para el sacrificio.

DIOS siempre ha tratado con el pecado por medio de la sangre de sacrificios. Cuando Adán y Eva pecaron, un animal fue sacrificado para cubrir la desnudez y la vergüenza de dos personas (Génesis 3:21). En la primera Pascua, cada familia cubrió el umbral de la casa con la sangre de un sacrificio (Éxodo 12:1-7). Más tarde, un macho cabrío era sacrificado para expiación de toda la nación (Levítico 16:15). Ahora, en Juan 1:29, vemos el sacrificio máximo —del CORDERO que quita los pecados del mundo. "Al día siguiente, Juan vio a JESÚS, que se acercaba a él, y dijo: «¡Miren, ése es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!"

Normalmente, los logros más impresionantes de una persona se realizan mientras élla vive, pero piensa en lo que JESÚS logró con Su muerte. Así como animales inocentes habían muerto en lugar de los culpables, también CRISTO dio Su vida perfecta por la humanidad pecadora. En la cruz JESÚS no solamente estaba cumpliendo con todo lo que el PADRE le había pedido que hiciera; sino que estaba también ocupando el lugar que nos correspondía a nosotros como castigo por nuestros pecados.

Asumió la responsabilidad total por todos nuestros pecados, y recibió el castigo que merecíamos. Mientras colgaba en la cruz, el juicio y la ira de DIOS se derramaron sobre ÉL, no sobre nosotros. Así, JESÚS cumplió en forma completa y perfecta todo lo que hacía falta para que nosotros recibiéramos el perdón de nuestros pecados. ¡Nuestra salvación está consumada gracias a JESÚS!

Puesto que estamos limitados por nuestras mentes y sentidos humanos, no podemos comprender por completo todo lo que el CORDERO de DIOS soportó para darnos la salvación. Pero sabemos lo suficiente para entender que le debemos nuestras vidas.

ÉL tomó nuestro lugar en la cruz; démosle, entonces, el primer lugar en nuestros corazones. Que en este día pienses con profundidad en cuánto DIOS te ama, y en lo que estuvo dispuesto a hacer para recibirte como hijo Suyo para siempre.

OREMOS: Gracias SEÑOR porque todo aquel que en Tí cree, no se pierde sino que tiene vida eterna. Gracias por las pruebas y muestras de Tu amor. En el nombre y amor de CRISTO JESÚS oramos, amén.

Visita nuestra página web en la siguiente dirección: http://www.meditaciondiaria.org/