martes, 27 de septiembre de 2022

CONFÍAS TÚ EN EL FIEL AMOR DE DIOS


"No temas…"

Comparte esta meditación.

Bendiciones,

Enio

Meditación Diaria

CONFÍAS TÚ EN EL FIEL AMOR DE DIOS

 

ISAÍAS 41:10 ”No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu DIOS que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.”

JOSUÉ 1:5 “Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.”

 

El día 7 de diciembre de 1988, un poderoso terremoto devastó el noroeste de Armenia, muriendo más de 25,000 personas. En un pequeño pueblo de la región, inmediatamente después del terremoto, un hombre corrió hasta la escuela de su hijo, y allí se encontró que la escuela había sido totalmente aplastada por el sismo y no había la más mínima señal de vida. A pesar de estar profundamente afectado por la terrible situación, aquel hombre decidió no darse por vencido aceptando la aparente realidad. El solía decirle a su hijo: “No importa lo que pase, yo siempre estaré a tu lado cuando me necesites.”

Motivado por esta promesa, este hombre comenzó a remover escombros del área en la cual estaba el aula de su hijo. Mientras los demás padres, en medio de su desesperación, no hacían más que lamentarse de la terrible tragedia, pensando que no había esperanza de encontrar a nadie con vida, este amante padre continuó excavando entre las ruinas de la escuela. Algunos le decían que desistiera y se fuera para la casa, pues no era posible que alguien estuviera con vida. El padre simplemente respondía: “Yo prometí a mi hijo que estaría con él cada vez que me necesitara. Tengo que seguir cavando.” Así continuó él solo valientemente. Nadie se brindó para ayudarlo.

Con mucha persistencia y una resistencia más allá de sus límites normales, aquel fiel y amoroso padre continuó sacando la basura y echándola a un lado por 8 horas, 12 horas, 24 horas, 36 horas. De pronto, mientras movía un pesado pedazo de escombro, oyó voces. “¡¡Armando!!”, él gritó. La voz de un niño respondió: “¡¡Papá!! Soy yo, Armando. ¡Yo sabía que tú vendrías!”

Minutos después, el padre ayudaba a salir de un hueco a su hijo y a otros 13 hambrientos, sedientos y asustados niños. Cuando el edificio se derrumbó, los niños, milagrosamente habían quedado protegidos por una especie de “techo” que se formó sobre ellos con parte de los escombros. Armando no se cansaba de repetir a todos: “Yo les dije a los otros niños que no se preocuparan, que mi papá me vendría a salvar, y que también los salvaría a ellos. Él me prometió que siempre estaría conmigo para ayudarme.”

¿Puedes tú declarar con esta misma seguridad que tu PADRE Celestial estará siempre contigo para ayudarte? ¿Estás en estos momentos en una situación tan difícil que te parece que tienes una tonelada de escombros encima de tí?

No te preocupes, no existe una situación que sea difícil para DIOS. Simplemente clama al SEÑOR con fe, y ÉL te rescatará. DIOS ha prometido que no abandonará jamás a Sus hijos, es decir a aquellos que han aceptado el sacrificio de CRISTO en la cruz del Calvario.

OREMOS: Amante PADRE Celestial, gracias por Tus promesas de que siempre estarás conmigo. Por fe yo declaro que no temeré y confiadamente esperaré a que Tú me rescates de mi prueba y me des la victoria. En el nombre de JESÚS, amén.

Visita nuestra página web en la siguiente dirección: http://www.meditaciondiaria.org/

 

 

 

lunes, 26 de septiembre de 2022

SABÍAS QUE ERES ESPECIAL


DIOS no es insensible.

Comparte esta meditación.

Bendiciones,

Enio

Meditación Diaria

SABÍAS QUE ERES ESPECIAL

 

SALMO 17:8 “Guárdame como a la niña de tus ojos; escóndeme a la sombra de tus alas”

 

El conocido autor cristiano C. S. Lewis escribió: “No hay gente corriente. Tú nunca has hablado con un simple mortal.”

Es cierto, cada ser humano es una creación especial de DIOS. ÉL te creó a Su imagen y semejanza. ÉL te hizo para que pudieras disfrutar de Su creación, pudieras amar, reír, y conocerle a ÉL personalmente.

¡Ciertamente tú eres especial! Créelo o no, nadie en todo el mundo es exactamente como tú. Tu apariencia física, tu voz, tu personalidad, tu inteligencia, tus gustos, todo esto hace de tí un ser único. Hasta tus huellas digitales te diferencian de cualquier otro ser humano nacido en el presente o en el pasado o en el futuro. Y, ¿qué decir del ADN? Ésta es una molécula que contiene la información genética que determina las características hereditarias de los seres vivientes. Muchos consideran su descubrimiento “el acontecimiento biológico más importante de los últimos cien años.”

¿Acaso más de trescientos años antes del nacimiento de JESUCRISTO, el salmista se estaba refiriendo a este fenómeno cuando escribió el Salmo 139? Dice el versículo 13: “Porque Tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.” Y el v.16: “Mi embrión vieron Tus ojos, y en Tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de éllas.”

¡Qué maravilla que desde el vientre de tu madre todas tus características habían sido determinadas! ¡Y DIOS estaba consciente de todo! No eres el producto casual de alguna línea de ensamblaje en una factoría cósmica. En verdad eres un ser excepcional, creado por la gracia de DIOS.

La Biblia revela que DIOS tiene un profundo interés en tí como persona. ÉL te conoció desde antes de tu nacimiento. Y desde entonces, ÉL tiene planes específicos para tí, planes concebidos en amor para tu bienestar y tu prosperidad.

A medida que profundizamos en el conocimiento de DIOS y en Su interés por nuestra felicidad, realmente comenzamos a entender lo terrible que es el pecado. El SEÑOR nos ama entrañablemente, sin embargo con mucha frecuencia caminamos en nuestros propios caminos, y le volvemos la espalda a nuestro PADRE Celestial.

Entonces Sus planes para nuestras vidas son bloqueados y dejamos de recibir Sus bendiciones. Pero aún en estas circunstancias, somos especiales para DIOS, y ÉL continúa amándonos de la misma manera. ÉL nos sigue mirando como Su preciosa creación que somos, a pesar de habernos alejado de Su presencia.

DIOS no es un insensible e indiferente soberano de los cielos. ÉL comparte nuestras tristezas, se preocupa por nosotros y nos considera suficientemente importantes para darnos Su amor. De hecho, nos ama tanto que dio a Su único HIJO para que muriera por nuestros pecados.

La Biblia dice: En esto se mostró el amor de DIOS para con nosotros, en que DIOS envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por Él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a DIOS, sino en que Él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” (1ª Juan 4:9-10).

Como tú y yo somos especiales para DIOS, ÉL quiere perdonarnos y que nos acerquemos a ÉL para darnos una vida llena de paz y felicidad. Cuando confiamos en JESUCRISTO como nuestro SALVADOR, la Biblia dice que nos convertimos en “hechura suya, creados en Cristo Jesús.” (Efesios 2:10).

¿Puede haber algo más especial? Vive y actúa cada día de tu vida con el deseo de agradar a AQUEL para el cual tienes tanto valor.

OREMOS: Gracias, PADRE Celestial, por haberme hecho una criatura especial por Tu infinito amor y misericordia. Por favor, perdona mis pecados y ayúdame a acercarme cada vez más a Tí, para poder disfrutar plenamente de los planes que Tú tienes para mi vida. En el nombre y amor de CRISTO JESÚS, amén.

Visita nuestra página web en la siguiente dirección: http://www.meditaciondiaria.org/

 

 

 

domingo, 25 de septiembre de 2022

LA DECISIÓN ESTÁ EN TUS MANOS

 

De ti depende.

Comparte esta meditación.

Bendiciones,

Enio

Meditación Diaria 

LA DECISIÓN ESTÁ EN TUS MANOS

Nuestro Pan Diario

 

ROMANOS 10:9-10 “Si con tu boca reconoces a Jesús como Señor, y con tu corazón crees que Dios lo resucitó, alcanzarás la salvación. 10 Pues con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se reconoce a Jesucristo para alcanzar la salvación."

 

Llovía a torrentes en la carretera que va entre las ciudades de Santa Ana y Riverside, en California. La señora Connie McCormick guiaba su automóvil, tratando con mucha dificultad de ver el camino. Había mucho tráfico y el pavimento estaba resbaloso debido a la lluvia. De pronto Connie perdió el control del volante, y el vehículo salió del camino y cayó en una zanja llena de agua. La mujer quedó aprisionada en su asiento. Si no recibía auxilio de inmediato, corría peligro de ahogarse.

El señor Edwin Duke, que vio todo el accidente, corrió a donde estaba el auto volcado y trató de abrir las puertas, pero estaban trancadas. Utilizando una palanca, finalmente pudo abrir el baúl del vehículo, quitó el asiento trasero y por allí pudo rescatar sana y salva a la señora McCormick; pero en el esfuerzo de salvarla, el señor Duke se lastimó gravemente la columna vertebral y lo tuvieron que internar en un hospital. Como perdió mucho tiempo de trabajo y le costó muchos miles de dólares en médicos y hospitales, el señor Duke demandó a la señora McCormick por daños y perjuicios en la suma de veinticinco mil dólares. Primero la salvó arriesgando su propia vida, y luego le entabló una demanda.

Hace unos dos mil años, Cristo nos vio a nosotros también en peligro de muerte. Volcados a un lado del camino de la vida, estábamos ahogándonos en medio de nuestras miserias, sufriendo presos de nuestros problemas sin solución. Y dejó Su trono en el cielo para venir a este mundo con el fin de dar Su vida en pago por nuestros pecados y ofrecernos una vida mucho mejor.

No se trata de juzgar la acción del señor Duke, pues desconocemos muchos elementos relativos a la historia. Fue sin duda el suyo un acto de heroísmo, en el cual él arriesgó su vida con el fin de rescatar a la señora McCormick. Después, debido a que su condición física resultó muy afectada como consecuencia de sus esfuerzos, él le puso una demanda a la señora para poder pagar los gastos de hospital y demás.

Ahora bien, nuestro Señor JESUCRISTO estaba totalmente consciente de todo lo que iba a sufrir al venir a la tierra, las torturas y las humillaciones que tendría que soportar, y finalmente la horrible muerte en la cruz para salvarnos de la condenación y darnos la vida eterna.

ÉL no espera ningún pago de parte de nosotros. No nos lleva a juicio por muy malagradecidos que seamos; todo lo contrario, la Biblia dice que “JESUCRISTO es nuestro abogado” (1a Juan 2:1), y está listo para defendernos e interceder por nosotros. No nos cobra nada, no nos exige nada. Sólo espera que le abramos nuestro corazón, que confiemos en ÉL y que aceptemos Su infinito amor. Entonces comenzaremos a vivir la vida en abundancia que ÉL vino a traernos.

La decisión está en tus manos, es decir en tu corazón, es decir en tus labios, pues «La palabra está cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón.» La Biblia dice que si confiesas con tu boca que JESÚS es el SEÑOR, y crees en tu corazón que DIOS lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo.

No tardes más, arrodíllate, y confiesa tus pecados delante del SEÑOR, y pídele que te perdone, y abre tu corazón para recibir el regalo de la vida eterna. Y ¡Sólo a DIOS sea la gloria!

OREMOS: DIOS de amor y misericordia, confieso ante Tí todos mis pecados y te pido que me perdones. Te doy gracias por haber enviado a Tu HIJO a morir en mi lugar, y así darme entrada al cielo. En este momento, yo abro mi corazón y recibo a JESUCRISTO como mi SALVADOR y mi SEÑOR. En su bendito nombre, amén.

Visita nuestra página web en la siguiente dirección: http://www.meditaciondiaria.org/

 

 

 

sábado, 24 de septiembre de 2022

MANGOS MADUROS

 

Cultiva la paciencia.

Comparte esta meditación.

Bendiciones,

Enio

Meditación Diaria

MANGOS MADUROS

 

ECLESIASTÉS 3:1 «Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo»

 

Una tarde Nina estaba saboreando unos jugosos mangos con su amiga Katty en la cocina cuando comenzaron a hablar acerca de cómo algunos mangos sabían más dulces que otros.

-« ¡Un mango puede verse delicioso por fuera pero tiene un sabor ácido!»-, le comento a su amiga.

Kathy, quien tiene un árbol de mangos en su jardín, y basándose en su experiencia de primera mano, le dijo: -«Si cortamos el mango antes de que esté maduro, sabrá ácido. Si ha estado en el suelo por algún tiempo, se pudre y no se puede comer. A mí me encanta comer los mangos que acaban de caerse del árbol. ¡Son los mejores!»-

-«Entonces, se trata del tiempo, ¿no es cierto?»-, respondió Nina.

Muchas cosas en la vida son así. El tiempo correcto es esencial. Podemos hacer lo correcto en el momento equivocado ¡y se vuelve en algo incorrecto!

Sin embargo, vivimos en una sociedad instantánea donde esperar es difícil. Puede que nuestras oraciones suenen algo así, «SEÑOR, dame paciencia, ¡y la quiero ahora!»

Salomón, el autor del libro de sabiduría llamado Eclesiastés, declaró que «Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo». A menudo, nuestro tiempo difiere del tiempo de DIOS.

Enfrentamos mucha confusión, dolor, y decepción cuando nuestras expectativas no son satisfechas según el programa que nosotros nos hemos fijado y la manera en que queremos hacer las cosas.

Pero DIOS nunca llega ni demasiado temprano ni demasiado tarde. ÉL siempre está a tiempo. «ÉL ha hecho todo apropiado a su tiempo» (Eclesiastés 3:11).

Tal vez has estado orando por algo por mucho tiempo, pero el SEÑOR parece estar en silencio. Recuerda, Su tiempo es perfecto en todo. Al confiar en DIOS desarrollarás paciencia al esperar el tiempo que ÉL ha seleccionado.

OREMOS: PADRE Celestial, ayúdame a cultivar la paciencia y que se haga Tu voluntad. Gracias por las pruebas y muestras de Tu amor. En el nombre de CRISTO JESÚS, amén.

Visita nuestra página web en la siguiente dirección: http://www.meditaciondiaria.org/

 

 

viernes, 23 de septiembre de 2022

ÉL NOS ENTIENDE PERFECTAMENTE

 

Invitación de nuestro Señor.

Comparte esta meditación.

Bendiciones,

Enio

Meditación Diaria

ÉL NOS ENTIENDE PERFECTAMENTE

 

HEBREOS 4:14-15 “Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido *tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado”.

 

A Luisito, un niño de 7 años de edad, le tuvieron que amputar un brazo y para él no fue fácil ajustarse a la pérdida. Cuando regresó a la escuela, su maestra quiso que sus compañeros de clase entendieran lo difícil que eran para Luisito las actividades normales de la vida. Así que una mañana dijo a sus estudiantes que dejaran el brazo derecho detrás de la espalda.

Eso significaba que tenían que hacerlo todo con la mano izquierda. Cosas sin importancia como dar la vuelta a las páginas de un libro, pero escribir con nitidez e impedir que el papel se rodara se hicieron difíciles. Era preciso hacer un esfuerzo mayor para abotonar la ropa, y amarrarse los cordones de los zapatos era imposible.

Los compañeros de clase de Luisito descubrieron que la única forma en que podían entender realmente su problema era experimentando por sí mismos las dificultades por las que él tenía que pasar.

En su condición de hombre, JESÚS se enfrentó a tentaciones como cualquiera de nosotros, pero no cometió pecado. ÉL sufrió ataques de todo tipo, fue calumniado, acusado injustamente, atormentado, torturado, vejado, humillado y finalmente padeció la horrible muerte de la crucifixión.

Pero tres días después se levantó de los muertos mostrando al mundo la victoria sobre Satanás y todos sus demonios. Después DIOS lo exaltó hasta lo sumo Por éso hoy puede decirnos con toda autoridad lo mismo que dijo a sus discípulos: "En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo." (Juan 16:33).

Por eso JESÚS nos entiende, porque sufrió las mismas cosas que nos afectan a nosotros, y mucho más. Cuando ÉL nos dice "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados" (Mateo 11:28), nos asegura que encontraremos “descanso para nuestras almas”, no sólo porque ÉL tiene el poder para darnos ese descanso, sino también porque entiende perfectamente por experiencia propia, lo que cada uno de nosotros necesita de acuerdo a las circunstancias en las que nos encontremos.

Acepta esta invitación del SEÑOR, acércate a ÉL humildemente, busca Su rostro diariamente en oración, lee Su Palabra, medita en élla y pratícala. Ten la seguridad que recibirás el descanso físico, emocional y espiritual que tanto necesitas.

OREMOS: Mi bendito SEÑOR y DIOS, te doy gracias porque en momentos de prueba o de tentación puedo llegarme a Tu trono de gracia con la seguridad de que Tú conoces perfectamente mi necesidad en ese momento y con Tu amor y Tu poder puedes suplirla de manera perfecta. En el nombre de JESÚS, amén.

Visita nuestra página web en la siguiente dirección: http://www.meditaciondiaria.org/