sábado, 24 de agosto de 2019

¡MUCHO CUIDADO CON EL CORAZÓN HOSTIL!

¡Reacciones agresivas...!
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
¡MUCHO CUIDADO CON EL CORAZÓN HOSTIL!
**LECTURA BÍBLICA Proverbios 4:20-24

PROVERBIOS 29:11 “El necio da rienda suelta a su ira,
pero el sabio sabe dominarla.”

El Dr. Redford Williams, experto en estrés del Centro de Investigaciones de Medicina de la Conducta, de la Universidad de Duke, declaró en una conferencia médica que una personalidad hostil puede matar, la mayoría de las veces por enfermedades del corazón, pero también por lesiones y accidentes.
La ira aumenta el nivel de adrenalina, lo cual acelera los latidos del corazón, eleva la presión sanguínea, y afecta las arterias coronarias. La ira también lleva a las personas a actuar de forma irracional, lo cual no harían en un estado de calma y sosiego. La hostilidad y agresividad no solamente son obstáculos para una vida de paz y felicidad, sino que son elementos que pueden acortar la vida.
Algunas señales de un corazón hostil son la impaciencia ante los retrasos, reacciones agresivas en el tráfico (ya sea con los que manejan muy lento o con los que manejan muy rápido), fastidio o falta de tolerancia por los hábitos de familiares y amigos, la falta de confianza a los compañeros de trabajo, o una persistente necesidad de decir la última palabra en las discusiones, o lo que es aún peor, deseo de vengarnos cuando alguien nos ofende o nos hace daño.
La importancia del cuidado del corazón va mucho más allá de las consecuencias físicas. En Lucas 6:45, Jesús se refiere al aspecto espiritual cuando dice: “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.”
¡Cuán importante es el estado de nuestro corazón! De su contenido dependen nuestras acciones, las palabras que salen por nuestras bocas, nuestra felicidad o nuestra desgracia y la de los que nos rodean, y hasta nuestra vida. Si tienes un corazón hostil, es necesario cambiarlo.
Ahora bien, sólo DIOS puede cambiar un corazón. En Ezequiel 36:26, DIOS habla a su pueblo a través del profeta, y les dice: “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.”
La transformación de un corazón hostil comienza cuando escuchamos a DIOS, meditamos en SU Palabra, y permitimos que el ESPÍRITU SANTO haga SU obra de transformación interior alterando nuestra conducta y nuestra manera de hablar y de actuar.
OREMOS: PADRE Celestial, confieso delante de TÍ que estoy harto de mis reacciones agresivas, de mi impaciencia, de mi falta de tolerancia y de mi hostilidad hacia los demás. Por favor, llena mi corazón de TU paz y de TU gozo de manera que lo que yo hable o la forma en que actúe siempre glorifique TU nombre. Quita la ira de mi corazón y pon en mí el carácter de CRISTO, Quien es manso y humilde de corazón. Y oro como el salmista: Crea en mí, oh DIOS, un corazón limpio y renueva un espíritu recto dentro de mí. En el nombre de JESÚS, amén.
**LECTURA BÍBLICA Proverbios 4:20-24
“Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo. Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida. Aparta de ti la perversidad de la boca, y aleja de ti la iniquidad de los labios.”
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:


viernes, 23 de agosto de 2019

SEÑOR... ¿PARA QUÉ SIRVO?

¿Para qué sirvo?
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditaciones Diarias
SEÑOR... ¿PARA QUÉ SIRVO?
Reflexiones Cristianas

EFESIOS 2:10. “Porque somos hechura Suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales DIOS preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.”


Una vez le dije a DIOS:
-“¿PADRE para qué quieres alguien como yo, torpe en la palabra, lento en la respuestas, tosco en expresarme, con pensamientos reprobados y me siento también mentiroso, porque te digo que te amo y hago muchas cosas que no te gustan o digo PADRE lo voy a cambiar pero al tiempo tropiezo?... ¿No entiendo para qué te sirvo?”-.
DIOS me contestó:
-“Mira YO no te puedo decir para qué te quiero, porque hoy no entenderías pero si te voy a decir que yo te amo y te elegí porque:
¿Cómo se manifestaría MI obra en ti si fueras perfecto?
YO no tendría nada de qué gloriarme y la gloria es mía porque YO soy el Único perfecto.
A ti te llamé para que un torpe de palabra cuando esté en mis manos sea maestro de la palabra.
Un lento sea extraordinario en las respuestas y grande en sabiduría.
Un inexpresable sea altamente expresivo y muy fácil de hacerse entender. Para que tus pensamientos reprobados sean puros y seas expresión de toda buena obra y de esa manera dejarás de sentirte mentiroso y serás verdadero.
Ese es mi gran AMOR hacia ti que nadie cree.
YO conozco tu corazón y sé que tú puedes ser lo que siempre quisisteis y sé que en tu corazón está el sentir más maravilloso porque tú puedes AMAR a tus hermanos, tú tienes AMOR y con eso todo cambio es posible.”-Autor Desconocido.
DIOS tiene propósito para nuestra vida. DIOS hace cosas nuevas de lo que es viejo e inservible. Eres hechura de DIOS. “Porque somos hechura Suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales DIOS preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.” (Efesios 2:10).
“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, todas son hechas nuevas.” (2ª Corintios 5:17).
OREMOS: Señor DIOS, gracias porque para TÍ soy útil en lo que TÚ deseas usarme. Ayúdame para poder hacer lo mejor y poder agradarte de corazón. En el nombre de JESUCRISTO, amén.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:

jueves, 22 de agosto de 2019

¿TE PARECE MUY GRANDE TU PROBLEMA?

¿Tienes problemas?
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
¿TE PARECE MUY GRANDE TU PROBLEMA?
** LECTURA BIBLICA: 1ª Samuel 17:32-37

MARCOS 10:27  “Entonces Jesús, mirándolos, dijo:
-Para los hombres es imposible, pero no para DIOS,
porque todas las cosas son posibles para DIOS”.

La lectura de hoy, nos narra los momentos que precedieron a uno de los acontecimientos bíblicos más conocidos: la pelea entre David, un jovencito judío pastor de ovejas cuyo armamento se limitaba a una simple honda y algunas piedras, y Goliat, un enorme gigante filisteo, experimentado guerrero, armado hasta los dientes.
David había llegado al campamento del ejército de Israel con el fin de traer un encargo de su padre para sus hermanos mayores. Allí se enteró que este gigante filisteo estaba retando a que saliera un hombre de entre los israelitas para que peleara con él. Entonces David se ofreció como voluntario para pelear contra el gigante.
Sin duda, la situación en la que se encontraba David era sumamente difícil. Desde el punto de vista humano, las posibilidades de éxito eran prácticamente nulas.
Sin embargo, lo primero que hizo David fue recordar y declarar las maravillas que DIOS había hecho en su vida y las veces que lo había librado de circunstancias sumamente difíciles; y en esos recuerdos basaba su fe y su confianza en la victoria. De esta manera se enfrentó David al gigante Goliat.
Dice el versículo 45 de este mismo capítulo: «David le contestó: —Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR TODOPODEROSO, el DIOS de los ejércitos de Israel, a los que has desafiado. Hoy mismo el SEÑOR te entregará en mis manos; y yo te mataré y te cortaré la cabeza».
Y a los pocos minutos, aquel gigantón yacía a los pies del joven pastor de ovejas; no por sus fuerzas, sino por la fuerza y el poder del DIOS Todopoderoso.
Muchas veces nos encontramos en medio de circunstancias tan difíciles que no vemos la más mínima solución. Quizás hoy tú te encuentres en una de esas situaciones, ya sea en el aspecto económico, o en lo relativo a la salud, o a las relaciones familiares, o en tu centro de trabajo, etc., etc.
Y probablemente, el enemigo te esté sugiriendo de alguna manera que no hay forma de que puedas resolver tu problema, así como Saúl trató de convencer a David de que era totalmente imposible que él pudiera vencer a Goliat.
Cuando nos encontramos en situaciones difíciles, y no recibimos una inmediata respuesta de DIOS a nuestras oraciones, es muy fácil que nos olvidemos de todas las veces en que el SEÑOR nos ha ayudado en el pasado y comencemos a dudar de ÉL y a quejarnos de SU “demora” en actuar.
Piensa un momento en todo lo que DIOS ha hecho en tu vida, en las situaciones de las cuales te ha librado en el pasado. ¿Crees que ahora el SEÑOR te abandonará? ¡Por supuesto que no! ÉL ha prometido estar contigo todos los días hasta el fin del mundo (Mateo 28:20).
No importa cuán grande te parezca tu problema,
DIOS es infinitamente más grande que él.
Así como David se enfrentó al enorme gigante, enfréntate a ese problema sin temor, en el nombre del SEÑOR, y la victoria será tuya.
OREMOS: PADRE mío, hoy pongo delante de TU trono de gracia esta situación que para mí es imposible de resolver. Gracias por recordarme que no hay DIOS tan grande como TÚ, y confío que TU poder es mayor que todos mis problemas. En el nombre de JESÚS, amén.
**LECTURA BIBLICA: 1ª Samuel 17:32-37
32 Entonces David le dijo a Saúl: -¡Nadie tiene por qué desanimarse a causa de este filisteo! Yo mismo iré a pelear contra él.
33 —¡Cómo vas a pelear tú solo contra este filisteo! —replicó Saúl—. No eres más que un muchacho, mientras que él ha sido un guerrero toda la vida.
34 David le respondió: -A mí me toca cuidar el rebaño de mi padre.  Cuando un león o un oso viene y se lleva una oveja del rebaño, 35 yo lo persigo y lo golpeo hasta que suelta la presa. Y si el animal me ataca, lo sigo golpeando hasta matarlo. 36 Si este siervo de Su Majestad ha matado leones y osos, lo mismo puede hacer con ese filisteo pagano, porque está desafiando al ejército del DIOS viviente. 37 El Señor, que me libró de las garras del león y del oso, también me librará del poder de ese filisteo. —Anda, pues —dijo Saúl—, y que el Señor te acompañe.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:

miércoles, 21 de agosto de 2019

CORAZÓN AGRADECIDO

¡Gracias Señor!
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
CORAZÓN AGRADECIDO

SALMOS 92:1,2  “Bueno es alabarte, oh Señor, y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo. Anunciar por la mañana tu misericordia, 
y tu fidelidad cada noche.”

Uno de los desafíos más grandes que un cristiano encuentra en su vida es mantener un corazón genuinamente agradecido y que sinceramente alabe a DIOS, sobretodo en medio de los afanes y las dificultades que diariamente tenemos. 
Hay ocasiones en las que resulta prácticamente imposible ver algo positivo, mucho menos encontrar una razón para dar gracias, especialmente cuando la enfermedad, el divorcio, la pérdida del trabajo o cualquier otra situación negativa se presenta ante tu vida.
Sin embargo, 1ª de  Tesalonicenses 5:18 dice: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de DIOS para con vosotros en Cristo Jesús.” Es decir, la voluntad de DIOS es que demos gracias en todo.
Pero, ¿cómo puede esperarse que seamos agradecidos
cuando estamos sufriendo?
En primer lugar, debemos recordar que DIOS está en control de todo. ÉL lo sabe todo y tiene poder sobre todo. Si ÉL ha permitido adversidad en tu vida, es por alguna razón, y si pones en el SEÑOR tu confianza y tu amor, a la corta o a la larga, esa razón será para tu beneficio y bendición. Dice Romanos 8:28: “Y sabemos que a los que aman a DIOS, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” 
Además, si miramos a nuestro alrededor y si mantenemos una actitud positiva, siempre encontraremos algo por lo cual dar gracias a DIOS. De lo contrario, sólo seremos capaces de ver lo negativo.
¡Cuántas personas hay que tienen muy pocas posesiones, o incluso su salud no es buena, y sin embargo son felices, y siempre están sonriendo, porque tienen un corazón agradecido capaz de reconocer las bendiciones del SEÑOR y darle gracias! A DIOS le agrada esta actitud, y siempre la recompensa.
En Lucas capítulo 17, JESÚS sanó a diez leprosos, pero sólo uno regresó, y se postró ante ÉL para darle las gracias. Entonces JESÚS le dijo: “Levántate, vete; tu fe te ha salvado.” (Lucas 17:19).
No sólo fue aquel hombre sanado de su enfermedad, sino que su sentido del agradecimiento le llevó a recibir del Señor el regalo más precioso que un ser humano pueda recibir: la salvación de su alma.
El pasaje de hoy nos exhorta a alabar a DIOS. Dice que es bueno alabarle, y declarar su misericordia y su fidelidad en la mañana y en la noche. Es un modelo bíblico orar en la mañana agradecidos por la misericordia de DIOS, buscando protección y dirección para ese día, y orar por la noche dándole gracias a DIOS de corazón por lo que ÉL hizo durante el día. Debes hacer de ésto un hábito en tu vida, cualesquiera sean las circunstancias que te rodean.
Cuando DIOS permite pruebas en tu vida y tú le das gracias por SUS propósitos, a pesar de no entenderlos, tú le estás diciendo al SEÑOR que confías en ÉL y en los resultados. Entonces la gratitud y la actitud estarán íntimamente unidas.
Desde luego, ésto es totalmente imposible desde el punto de vista humano. Nuestra naturaleza carnal sólo siente agradecimiento por los beneficios y bendiciones que recibe, en el momento que los recibe.
Esta característica se ha transmitido entre los seres humanos desde el principio, cuando Adán y Eva pecaron, precisamente por no ser agradecidos a DIOS, y desobedecieron cayendo en pecado por pensar primeramente en éllos mismos. Así lo describe el apóstol Pablo en su carta a los romanos: "Pues habiendo conocido a DIOS, no le glorificaron como a DIOS, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido." (Romanos 1:21).
Es necesario, pues, que conozcamos y mantengamos una íntima comunión con nuestro PADRE Celestial de manera que SU SANTO ESPÍRITU produzca en nosotros esa paz de DIOS que nos capacita para ser agradecidos en cualquier circunstancia, por fe en nuestro SEÑOR. Como dice Colosenses 3:15: “Y la paz de DIOS gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.”
OREMOS: PADRE Santo, te pido perdón por mi ingratitud hacia TÍ. Ayúdame a reconocer todas las bendiciones que diariamente recibo. Llena mi corazón de TU paz y capacítame para ser agradecido aún en momentos en que las cosas no estén marchando bien, sabiendo que TUS planes son siempre buenos y que éllos se llevarán a cabo en mi vida. Gracias, SEÑOR. 
En el nombre de JESÚS, amén.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:



martes, 20 de agosto de 2019

¿QUÉ QUIERES QUE HAGA POR TÍ?

La solución a tus problemas
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
¿QUÉ QUIERES QUE HAGA POR TÍ?

MARCOS 10:46-52 Jesús sana a Bartimeo el ciego”
46 Llegaron a Jericó. Y cuando Jesús ya salía de la ciudad, seguido de sus discípulos y de mucha gente, un mendigo ciego llamado Bartimeo, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino. 47 Al oír que era Jesús de Nazaret, el ciego comenzó a gritar: 
— ¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!
48 Muchos lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más todavía: — ¡Hijo de David, ten compasión de mí!
49 Entonces Jesús se detuvo, y dijo: — Llámenlo.
Llamaron al ciego, diciéndole: —Ánimo, levántate; te está llamando.
50 El ciego arrojó su capa, y dando un salto se acercó a Jesús,
 51 que le preguntó: —¿Qué quieres que haga por ti?
El ciego le contestó: —Maestro, quiero recobrar la vista.
52 Jesús le dijo: —Puedes irte; por tu fe has sido sanado.
En aquel mismo instante el ciego recobró la vista,
y siguió a Jesús por el camino.”

El ciego Bartimeo tenía una gran necesidad, y sin duda él estaba consciente de cual era su problema. Ciertamente la necesidad de Bartimeo era muy obvia, pero hay muchas personas que se resisten a aceptar que tienen un problema o simplemente no están conscientes de que lo tienen, y atribuyen la mala situación en que se encuentran a otras causas que probablemente no tengan la más mínima relación con su verdadero problema.
El primer paso para resolver un problema siempre es estar consciente de la existencia de ese problema.
El segundo paso es acudir a quien puede resolver el problema. Con seguridad Bartimeo había oído hablar de JESÚS, de SU poder de sanidad, de SUS milagros, de SU amor y SU compasión por los necesitados, y en su corazón él sabía que aquel hombre podía sanarlo. Sin lugar a dudas en la mente de Bartimeo no había solamente un deseo vago, nebuloso o sentimental de acercarse a JESÚS. Había en él una decisión de vida o muerte. Una necesidad desesperada de obtener del SEÑOR lo que sólo ÉL podía darle. ¿Es así como buscas a DIOS en tu necesidad?
Entonces JESÚS se detuvo y mandó que lo trajeran a él. Generalmente no faltan los obstáculos y las dificultades cuando necesitamos acercarnos al SEÑOR. En esta ocasión, Bartimeo se encontró primero con la oposición de aquellos que lo mandaron a callar. Después, la capa que le impedía moverse con facilidad la arrojó a un lado, y ni su propia ceguera fue impedimento para que llegara prontamente al lado de JESÚS.
Entonces JESÚS le preguntó a Bartimeo: “¿Qué quieres que te haga?” Esta pregunta refleja absoluta y total seguridad de que el SEÑOR puede resolver cualquier problema o suplir cualquier necesidad por imposible que sea para nosotros. No sólo Bartimeo recobró su vista, sino que además obtuvo algo mucho más importante: la salvación de su alma por medio de su fe.
Y es ésta la manera en que DIOS obra en nuestras vidas cuando confiamos en ÉL y venimos a ÉL en busca de ayuda. Siempre nos da más de lo que pedimos o de lo que merecemos.
No importa cuál es tu necesidad, no importa cuán grande es tu problema, no importa si te han dicho que no existe una solución. El DIOS que todo lo puede está dispuesto a ayudarte, a sostenerte, a fortalecerte, a sacarte del pozo donde te encuentras por hondo que éste sea.
Sólo tienes que venir a ÉL, confiando plenamente que ÉL puede ayudarte. “Acércate sin temor, confiadamente, al trono de la gracia donde alcanzarás misericordia y hallarás gracia para el oportuno socorro. (Hebreos 4:16).
OREMOS: PADRE Santo, te ruego aumentes mi fe, para poder desarrollar una actitud como la de Bartimeo, echando a un lado todos los obstáculos e impedimentos que el enemigo pueda poner entre TÚ y yo, y así acercarme confiadamente a TU trono de gracia en busca de ese socorro que tanto necesito, y que sólo TÚ puedes darme.
En el nombre de Jesús, amén.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección: