domingo, 28 de julio de 2013

¿TE HAN ACUSADO INJUSTAMENTE?

Confía en el Señor…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
¿TE HAN ACUSADO INJUSTAMENTE?
GÉNESIS 3:11-13 "DIOS le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dió del árbol, y yo comí. Entonces Jehová DIOS dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí."
Tanto Adán como Eva, al ser confrontados por DIOS, intentaron quitarse la culpa y echarla sobre alguien. Adán culpó a Eva, y Eva culpó a la serpiente.
Desde el principio de la Creación siempre ha habido una tendencia en el ser humano a echar la culpa en los demás y descargar en éllos el temor y la frustración de una mala situación. En vano fueron los esfuerzos de Adán y Eva por librarse de su horrible culpa.
En muchas ocasiones la culpa cae sobre alguien que es totalmente inocente. Cualquiera de nosotros puede, en algún momento, ser acusado de algo que no ha hecho. También Jesús fue acusado injustamente. Sin embargo, en lugar de vengarse de todos éllos, teniendo el poder para hacerlo, Jesús clamó a DIOS diciendo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.” (Lucas 23:34).
No hay nada peor que ser acusados injustamente. Lo más probable es que si te sucede a ti, sientas deseos de vengarte. Sin embargo, la Biblia nos advierte lo siguiente en Romanos 12:19: "No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de DIOS; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor."
Si tú te empeñas en vengarte, amargarás tu vida, perderás el gozo y la paz, y lo más probable es que te traiga malas consecuencias. Mejor deja que DIOS se encargue del asunto, pues Él lo va a hacer mucho mejor que tú.
Cualquiera que te acusa injustamente es una persona necesitada de la gracia de DIOS. Va a ser necesario que pongas toda tu confianza en DIOS para tratar con élla en forma piadosa, que es lo que el Señor espera. Confía en que DIOS está desarrollando tu carácter aún por medio de esa persona que te ha producido sufrimiento.
No le pagues con la misma moneda, no pienses en venganza, no permitas que el enemigo te use. Más bien bendice a quien te acusó, y deja todo en manos de DIOS. Él se encargará del asunto.
¿Te resulta imposible? Es lo más probable, pero clama a DIOS por Su ayuda, y Su Santo Espíritu te capacitará para lograrlo. Te sorprenderán los resultados.

ORACIÓN: Padre Santo, te suplico aumentes mi fe de manera que yo deposite en Tí toda mi confianza, y no intente vengarme aún cuando me hayan acusado injustamente. Por favor, saca de mi corazón todo resentimiento y dame la fuerza para actuar con misericordia, conforme a lo que Tú nos enseñas en tu Palabra. En el nombre de Jesús, Amén.