jueves, 1 de septiembre de 2016

CÓMO SONREÍR OTRA VEZ

Frente a los problemas… ¡SONRÍE!
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
CÓMO SONREÍR OTRA VEZ
FILIPENSES 4:4-7 “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez lo diré: ¡Regocijaos! Vuestra bondad sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de DIOS”.
En su libro "Sonríe otra vez", Charles SWINDOLL sugiere que hay tres "ladrones de gozo": la preocupación, el estrés y el temor.  
El define la preocupación como "una ansiedad excesiva acerca de algo que puede ocurrir o no" (y por lo general no ocurre).
El estrés, dice el autor, es "una tensión intensa por una situación que no podemos cambiar ni controlar" (pero DIOS sí puede).
Y el temor, según Swindoll, es "una terrible inquietud sobre el peligro, el mal o el dolor" (y lejos de mejorar la situación aumenta nuestros problemas).
Swindoll dice que para resistir estos "ladrones de gozo" debemos abrazar la misma confianza que Pablo expresó en su carta a los filipenses, a los cuales exhortó a no estar afanosos sino a orar en todo momento.
Cuando él escribió esta carta, estaba preso en una cárcel en Roma, rodeado de incomodidades, pasando hambre, siendo humillado y torturado y, lo más probable, esperando ser ejecutado en cualquier momento. Su fe en DIOS le permitía aún en esas condiciones alentar a aquellos que lo necesitaban.
Sea lo que fuere que te cause preocupación, estrés o temor ponlo delante del Señor en oración y ÉL se hará cargo de éllo. Con esta confianza podemos empezar cada día sabiendo que el Señor siempre está en control. Debemos dejarlo todo en Sus manos, con absoluta confianza y su Santo Espíritu producirá en nosotros paz y gozo, cualesquiera sean las circunstancias a nuestro alrededor. 
Resiste esos "ladrones de gozo" renovando tu confianza en DIOS cada mañana.  Luego, relájate y regocíjate. No olvides que el verdadero gozo viene del Señor, y es profundo y permanece aún en los momentos difíciles de la vida.
ORACIÓN: Padre Santo, ayúdame a discernir que detrás de cada evento o circunstancia de la vida está el control de Tu poderosa mano. Quiero confiar en Tí de todo corazón para que nada ni nadie pueda robarme el gozo de Tu Espíritu. En el nombre de Jesús, amén.


No hay comentarios: