miércoles, 3 de diciembre de 2014

¿CUÁNDO TERMINARÁ?

LUEGO DE UNA AUSENCIA DE POCOS DÍAS... REANUDO EL ENVÍO DE LA MEDITACIÓN DIARIA.

Mi socorro y ayuda vendrá de…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria   
¿CUÁNDO TERMINARÁ?
2a CORINTIOS 4:16-18 “Es por esto que nunca nos damos por vencidos. Aunque nuestro cuerpo está muriéndose, nuestro espíritu va renovándose cada día. Pues nuestras dificultades actuales son pequeñas y no durarán mucho tiempo. Sin embargo, ¡nos producen una gloria que durará para siempre y que es de mucho más peso que las dificultades! Así que no miramos las dificultades que ahora vemos; en cambio, fijamos nuestra vista en cosas que no pueden verse. Pues las cosas que ahora podemos ver pronto se habrán ido, pero las cosas que no podemos ver permanecerán para siempre”.
Hay momentos en los que pareciera que lo que nos está sucediendo, nunca va a terminar; lejos de ver un fin, vemos tormentas tras tormentas, como que todo se pone a nuestra contra y no terminamos de salir de una, cuando ya va entrando otra más y a veces hasta más fuerte.
Y es que no vamos a negar que a veces lo más sencillo es darse por vencido frente a la adversidad, aún más cuando las fuerzas se nos están acabando y nos sentimos impotentes de seguir luchando; pareciera que lo que estamos experimentando no va a terminar.
Cuando experimentamos un sentimiento de soledad total frente a todas las adversidades, nos puede venir la intención de rendirnos y quisiéramos que todo termine y ver la luz. Gracias a DIOS que nos ha dejado en Su Palabra el aliento y Sus promesas para enfrentar estas circunstancias.
El pasaje de la Biblia de hoy encierra la respuesta perfecta a todos estos sentimientos que en su momento aparecen en nuestra vida, frente a una situación de la que pareciera que nunca va a terminar.
Es tan reconfontante leer las líneas de 2a Corintios 4:16-18 y reflexionar en éllas, pues fortalecerán la fe, nos harán sentir segur@s que esas adversidades no durarán mucho tiempo y sobre todo, que más allá de las dificultades que actualmente estemos experimentando, tenemos que tener fija nuestra vista en el futuro glorioso que nos espera junto a nuestro Señor.
Vale la pena luchar, vale la pena no rendirse, vale la pena hacerle frente a toda dificultad. Más allá del presente, nos espera un futuro glorioso por el que sin duda vale la pena luchar.
Si hoy estamos ante alguna adversidad que nos está derrumbando, volvámonos a parar, sacudámonos el polvo, retomemos nuestro andar diario con el Señor, fijando nuestra mirada no en los obstáculos que enfrentamos o en las experiencias difíciles que nos tocarán vivir, sino en lo que nos espera más allá de todo eso, la gloria eterna.
DIOS jamás te ha dejado, pese a todo lo que puedas estar pasando tienes que tener la seguridad de que ÉL está allí contigo y aunque todo pareciera que nunca terminará, tienes que estar confiad@ en que saldrás victorios@ al final de todo, porque ÉL victorioso vive en ti.

ORACIÓN: DIOS Misericordioso. Hoy me acerco a Ti para que me ayudes a superar los problemas y dificultades que estoy viviendo. Lléname de Tu gracia y entregándotelas pueda sentir esa paz y tranquilidad que sólo Tú puedes dar, sabedor que Me vas a ayudar. En el nombre de Cristo, amén.

1 comentario:

Zoila Parra dijo...

Le doy las gracias a Dios por su vida, bienvenido